sábado, 29 de noviembre de 2014

GRACIAS

Señor, hoy traigo ante tu presencia cada uno de los rostros que formaron y constituyen parte de la población
de mi corazón, mi familia, los de mi infancia, juventud, 
todos esos que pasaron por un pequeño o largo tiempo 
con alguna misión en mi vida dejando Tu huella, 
a veces misteriosamente. 

viernes, 28 de noviembre de 2014

El común denominador


Jesús de Nazaret no es recordado como el gran matemático que fue. Defensor de un ser humano integral, prestigioso multiplicador, pionero de la fracción y convencido de que la vida tiende siempre al infinito. Pero se empeñó en que ‘menos es más’, dejando la ecuación sin resolver. Así son las cosas.  

GRANDIOSO


Barato, barato...

Esto del Black Friday, que va cobrando entidad por estas latitudes, invita a reflexionar sobre el consumo desaforado. "¡Es barato! ¡Hay que aprovechar!" Un imperativo parece instalarse, hoy, en el ambiente. ¡Compra!

Anoche se cayeron, a las 00,00h las principales tiendas online por la saturación. Y uno imagina a decenas de miles de compradores ansiosos queriendo navegar por innumerables páginas de ofertas. Y a otros muchos, presentes físicamente en las tiendas, esperando la apertura nocturna. Comprando barato y sintiendo que han conseguido un chollo o una ganga. Supongo que, si se trata de algo que una persona tendría que comprar sí o sí, en ese caso claro que lo mejor es poder conseguirlo a buen precio. Pero sospecho que la dinámica que se genera, en muchas ocasiones, no es tanto la de reservar las compras necesarias para esa jornada; sino más bien la de que “ese día hay que comprar”. Un estímulo más. Un día más. Un gol más en la portería del consumidor.

Sé que vivimos en una sociedad y una economía que funciona gracias a la producción y el consumo. Pero eso no es un eximente ni una justificación para cualquier forma de consumo. Hoy se impone la vuelta a una austeridad vital que sea, también, una forma de libertad y de justicia. Se impone una mirada cuerda a las posibilidades de nuestro mundo. Lo más barato no es comprar barato, sino no comprar lo que no necesitas. 

Y, por otra parte, este consumo barato, este más por menos, no debería valer para muchas dimensiones de la vida. De hecho, para las más importantes, ¿máximo resultado con la mínima implicación? ¿Bueno y barato? Eso no vale. En las dimensiones esenciales de la vida el criterio debería ser encontrar algo (Alguien) tan valioso como para entregarlo todo. Y para eso no hay Black Friday que valga…

sábado, 8 de noviembre de 2014

HIMNO DE LA VIRGEN DE LA ALMUDENA

Unas cuantas maneras de amar

Amarse los unos a los otros... Tal vez, solamente son algunos impresionantes gestos heroicos.
Cuando a la gente se la habla de que "hay que amarse los unos a los otros" son muchos los que se te quedan mirando y te preguntan: ¿y amar, qué es: un calorcillo en el corazón? ¿Cómo se hace eso de amar, sobre todo cuando se trata de desconocidos o semiconocidos? ¿Amar son, tal vez, solamente algunos impresionantes gestos heroicos? 
Un amigo mío, Amado Sáez de Ibarra, publicó hace muchos años un folleto que se titulaba "El arte de amar" y en él ofrecía una serie de pequeños gestos de amor, de esos que seguramente no cambian el mundo, pero que, por un lado, lo hacen más vividero y, por otro, estiran el corazón de quien los hace. Siguiendo su ejemplo voy a ofrecer aquí una lista de pequeñas maneras de amar: 
1. Aprenderse los nombres de la gente que trabaja con nosotros o de los que nos cruzamos en el ascensor y tratarles luego por su nombre. 
2.  Estudiar los gustos ajenos y tratar de complacerles. 
3. Pensar, por principio, bien de todo el mundo. 
4. Tener la manía de hacer el bien, sobre todo a los que no se la merecerían teóricamente. 
5. Sonreír. Sonreír a todas horas. Con ganas o sin ellas. 
6. Multiplicar el saludo, incluso a los semiconocidos. 
7. Visitar a los enfermos, sobre todo sin son crónicos. 8.Prestar libros aunque te pierdan alguno. Devolverlos tú. 
9. Hacer favores. Y concederlos antes de que terminen de pedírtelos.
10.Olvidar ofensas. Y sonreír especialmente a los ofensores. 
11. Aguantar a los pesados. 
12. No poner cara de vinagre escuchándolos. 
13. Tratar con antipáticos. 
14. Conversar con los sordos sin ponerte nervioso. 
15. Contestar, si te es posible, a todas las cartas. 
16. Entretener a los niños chiquitines. No pensar que con ellos pierdes el tiempo. 
17. Animar a los viejos. No engañarles como chiquillos, peros subrayar todo lo positivo que encuentres en ellos. 18. Recordar las fechas de los santos y cumpleaños de los conocidos y amigos. 
19. Hacer regalos muy pequeños, que demuestren el cariño pero no crean obligación de ser compensados con otro regalo. 
20. Acudir puntualmente a las citas, aunque tengas que esperar tú. 
21. Contarle a la gente cosas buenas que alguien ha dicho de ellos. 
22. Dar buenas noticias. 
23. No contradecir por sistema a todos los que hablan con nosotros. 
24. Exponer nuestras razones en las discusiones, pero sin tratar de aplastar. 
25. Mandar con tono suave. 
26. No gritar nunca. 
27. Corregir de modo que se note que te duele el hacerlo. 

 La lista podría ser interminable y los ejemplos similares infinitos. Y ya sé que son minucias. Pero con muchos millones de pequeñas minucias como éstas el mundo se haría más habitable.
José Luis Martín Descalzo 

En otoño, mójate por el Derecho a Vivir

TUITENDO EN MADRID

INICIANDO....

miércoles, 5 de noviembre de 2014

¿Vocación o Trabajo?

MADRID, TE COMERÍA A VERSOS

¿HAY VIDA DESPUES DE LA MUERTE? Por Anthony de Mello.


Todas las preguntas que se suscitaron aquel día en la reunión pública estaban referidas a la vida más allá de la muerte. El Maestro se limitaba a sonreír sin dar una sola respuesta. Cuando, más tarde, los discípulos le preguntaron por qué se había mostrado tan evasivo, él replico:

- ¿No habéis observado que los que no saben qué hacer con esta vida son precisamente los que más desean otra vida que dure eternamente?
- Pero ¿hay vida después de la muerte o no la hay?, insistió un discípulo.
- ¿Hay vida antes de la muerte? ¡Esta es la cuestión! – replico enigmáticamente el Maestro.


LA SORPRESA

Llega de día, llega de noche.

Se le espera por la puerta, llega por la ventana.
Le buscamos con alegría, llega con su cruz.
Estamos de guardia, nos llama desde dentro.
Rastreamos huellas, llega por senderos nuevos.

Llega en la abundancia
y más todavía en la pobreza.
Llega cuando triunfamos
y nos acompaña en los fracasos.
Llega cuando es deseado
y se presenta cuando no se le espera.

Llega en el silencio y en el áspero y abrasador viento.
Llega también en la multitud y el ruido.
Llega para dormirnos y para despertarnos.
Llega a través de todas las caras que encontramos
a lo largo del día en nuestro camino.

Llega en el desierto de manantiales inciertos,
en las estepas de desconocidos pozos,
en los bosques frondosos en que nos perdemos,
en las altas cumbres que hollamos,
y en los valles que nos dan vértigo.

Llega a cada instante.
Llega en cada lugar.
Allí donde estamos, está.

Fiel a tu palabra
ya estás esperándonos.

Florentino Ulibarri