Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

NACER DE NUEVO

Soy de los que van de noche,
de los que se creen buenos,
soy de los que no se atreven
a cambiar, a dar lo bueno

Yo soy de los que caminan,
escondiendo sus talentos,
soy de los que tienen miedo
a crecer, a estar despierto.

En la noche parece más fácil,
escuchar tu palabra y mirarte sin rubor,
vengo a decirte que deseo escucharte,
aquí estamos los dos.

En esta noche infinita,
en que tu amor llega a mí
como el dueño sin aviso,
como el amigo que me mira con ternura
como el amor... que me abraza y me sostiene.

En esta noche para mí,
un sueño y una promesa
rompe mi coraza, toca mi fragilidad
y me invita a nacer, de nuevo.

Nacer de nuevo en espíritu y verdad
para aprender a perdonar sin condiciones
para dejar en el olvido los fracasos
y hacer de un sueño la razón para vivir.

Nacer de nuevo y en la mitad de mi vida
ser como un niño que te mira y se emociona
nacer de nuevo a cada paso del camino
siendo ya grande y hay que volver a nacer.

Nacer de nuevo para tener ojos nuevos,
que me regalan vida y sol, luz y miradas
ojos de…

La buena gente.

No te sonríen
con blancura dentífrica,
desde las páginas de una revista.
No acaparan flashes
en los eventos de moda.
No reciben premios
en las galas con más glamour
ni las multitudes
corean sus nombres
en el concierto de los poderosos.
Pero no lo necesitan,
para brillar con luz propia
en el baile de la historia.
Son el hombre justo, y la viuda pobre,
el profeta valiente
y la mujer perdonada.
Son el peregrino
que comparte su mesa y su palabra,
y el caminante que,
en su fatiga,
bromea y canta.
Son el carpintero
y la muchacha,
el alfarero y la criada, el emigrante
que no pierde la esperanza.
Son la buena gente, que en lo discreto,
transforma el duelo en danza.
José María Rodríguez Olaizola