Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

LA CAUSA DE LA MUJER

Debilidad... cansancio... vulnerabilidad...
Por cada mujer fuerte cansada de aparentar debilidad, hay un hombre débil cansado de parecer fuerte.
Por cada mujer cansada de tener que actuar como una tonta, hay un hombre agobiado por tener que aparentar saberlo todo.
Por cada mujer cansada de ser calificada como “hembra emocional”, hay un hombre a quien se le ha negado el derecho a llorar y a ser “delicado”.
Por cada mujer catalogada como poco femenina cuando compite, hay un hombre obligado a competir para que no se dude de su masculinidad.
Por cada mujer cansada de ser un objeto sexual, hay un hombre preocupado por su potencia sexual.
Por cada mujer que no ha tenido acceso a un trabajo o a un salario satisfactorio, hay un hombre que debe asumir la responsabilidad económica de otro ser humano.
Por cada mujer que desconoce los mecanismos del automóvil, hay un hombre que no ha aprendido los secretos del arte de cocinar.
Por cada mujer que da un paso hacia su propia liberación, hay un hombre que re…

CARTA A DIOS DE UN NIÑO DEL TERCER MUNDO

Querido Dios:


Creo que lo que necesitamos no es nada fácil, aunque tampoco es tan difícil... Digamos que es difícil. Pues solos no podemos conseguirlo, pero con tu ayuda tal vez sí. Te pediré de todo lo bueno un poco... ¡Que no es poco! Y por si acaso, te mando la lista de lo más urgente:

• Cientos de gafas para racistas (de todas las graduaciones). • Miles de lágrimas de arrepentimiento. • Nocturnos ataques de risa. • Bellas sirenas que susurren nanas. • Puentes entre hermanos. • Médicos que operen el rencor. • Campamentos de cariño para heridos. • Todo tipo de verduras y ternuras. • Miras telescópicas para ver a los cansados. • Radares que detecten el llanto de los niños que pasan hambre y frío... • Legiones de poetas que enseñen en los cuarteles alguna palabra más que «pim- pam-pum». También te pido ·Varias cajas de carcajadas para troncharse en las trincheras. Un camino para ir a la paz, sin peajes, ni fronteras… ¡Ah! Y que sea ancho para que quepan todos. · Bueno, ya que se agotó …