Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

BOGA MAR ADENTRO

Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: “Boga mar adentro"


Era una barca, una vieja barca, una hermosa barca.
El que la había construido estaba práctico en las cosas del mar, amaba el mar. Hacía tiempo que estaba amarrada al muelle del puerto. Alguna vez se separaba perezosamente de la orilla para dar un corto paseo por la bahía.  La vida a bordo no carecía de un cierto estilo. Se intentaba luchar esforzadamente contra la monotonía. Poco a poco, los oficiales se habían ido ataviando con uniformes y galones: negros, blancos, violetas, morados. Algunos añadían lentejuelas, armiño y condecoraciones. Las relaciones entre los oficiales superiores y subalternos estaban reguladas por un rígido ceremonial de ampulosos y serviles ritos y zalemas.

En suma, la vida a bordo, no era muy incómoda: todo lo que había que hacer -o evitar- estaba recogido en reglamentos muy detallados que se observaban escrupulosamente.

Naturalmente, estaban también los marineros. En realidad, no se les veía mucho en cub…